La lucha contra los plásticos

El plástico, literalmente, se está haciendo con la Tierra. Los números hablan por sí solos: en 2015 se produjeron 380 millones de toneladas frente a los 2 millones de toneladas de 1950.

Además de los plásticos de un solo uso, lo óptimo para el planeta sería reducir en 2025 al menos un 25 % aquellos plásticos que por ahora no se pueden reemplazar al no haber una alternativa, como las cajas contenedoras de comida. En España, cada año se generan aproximadamente 2.1 millones de toneladas de residuos plásticos; la mitad de los mismos acaban en el vertedero puesto que menos del 30% se recicla. ¿Lo peor de todo? Dónde acaba lo demás: estudios demuestran que el 85% de la basura marina son plásticos. 

 

lucha-contra-el-plástico

Fuente: www.elespanol.com

 

El primer paso en el intento de reducir la huella de plástico del ser humano es producir polímeros biodegradables mediante el uso de aditivos. Sin embargo, esto no logra resolver el problema de su origen petroquímico, lo que sigue implicando el uso de una fuente no renovable. Por tanto, el siguiente paso es obtener materiales sustitutivos que no dependan del petróleo.

Usar menos plásticos para reducir su impacto sobre los ecosistemas es responsabilidad de todos y todas: estamos hablando de administraciones públicas pero también de la ciudadanía. Sus efectos, aunque en nuestro día a día pueda parecernos imperceptible, es estremecedor y se extiende desde el Ártico a la Antártida, causando estragos.

El uso del plástico es insostenible, por ello hay que ir al origen del problema y, en primer lugar, reducir la cantidad de plástico que se pone en circulación para poder apostar por la reutilización, otros materiales…

Uno de los nuevos materiales que sustituye al plástico, es el almidón de maíz o PLA: es totalmente compostable, obtenido de las plantas y ecofriendly, podemos cotar como ejemplo los aplaudidores personalizados realizados con fecula de patata 100% biodegradable y compostable, poder comunicar con un elemento ecologico.

El objetivo de estas alternativas es que el consumidor apenas note la diferencia entre estos productos fabricados en almidón de maíz y los de plástico convencionales, pero el medio ambiente sí lo haga dado que esto significa que los podrás tirar al contenedor de orgánicos con el resto de basura y se convertirán en compost para volver al lugar de donde salieron: la tierra.

Desde Aura 21 le animamos a reducir su consumo de plásticos siempre que posible, ¡echa un vistazo a nuestro catálogo de productos ecológicos en nuestra web! aura21.es

Fuentes: 

Web oficial de la Unión Europea

Greenpeace