creatividad

El Optimismo en tiempos de incertidumbre

¿Qué ganamos gestionando mejor el optimismo?

Vivimos en plena crisis socio-económica, una crisis que afecta sobre todo a los valores y principios de todas y cada una de las personas que la sufrimos. El optimismo puede funcionar como un motor del cambio en tu interior. Puede sonar a libro de autoayuda. Pero al final, es lo que nos queda y es mucho más útil y eficaz. Así que guarda tus energías, piensa en positivo y sé práctico.

Somos conscientes de que, siempre tenemos la sensación de que en nuestra vida falta algo. Si nos preocupamos en exceso por una cosa, descuidamos otra importante. Encontrar el equilibrio a veces no es fácil. Dicen que cuando llegamos al límite de una situación, muchas veces lo mejor es activar el botón Zen y abstraerse de las circunstancias ajenas que nos están devastando, pero sin alejarnos demasiado de la realizad, porque estar, esta siempre ahí. Cuando notas que en tu vida se suceden una serie de acontecimientos mas o menos nefastos o que por lo menos a ti te lo parecen, a veces nos tendemos a comparar con por ejemplo, los niños que pasan hambre en el mundo o gente que lo pasa peor que tu y no se queja tanto. Coge un globo de todoglobos.es he in-chalo con la boca calma los nervios si te lo aseguro

live the moment

Optimista siempre. Carpe Diem


No nos centremos en situaciones ajenas demasiado alejadas de nosotros, fijemos nuestros objetivos. Pensemos que llevarse malos ratos al final no merece la pena y que cuando has alcanzado un objetivo que parecía inalcanzable, después, siempre piensas, “¡porqué me lleve tan mal rato!, que poco he disfrutado el camino”. Y así es.

feliz y positivo

Rodéate de las cosas que te gusten para ser más feliz. (Source: Flickr / vkowalski)

Las abuelas, las grandes maestras del optimismo

No olvides seguir los consejos de la abuela. Tu abuela puede transmitirte consejos muy prácticos como: “El no tener problemas suficientes, es una fuente de problemas” y cuanta razón pueden tener las yayas. Te damos 5consejos muy prácticos para ser un poco más positivo y feliz cada día:

 

  1. Da los buenos días con una sonrisa a tus compañeros, ya sean de trabajo o de piso o el vecino con el que te cruzasen el ascensor
  2. Intenta reír con una buena carcajada por lo menos una vez al día. Según expertos un minuto de risa equivalen a 10 minutos de relajación.
  3. No te quedes encerrado en tu casa, aunque llueva, aunque quieras ver la película de sobremesa. Rodéate de los tuyos, amigos pareja, familia. Cuéntales que te ocurre.
  4. Haz ejercicio: Mens sana in corpore sano. Deberías tatuarte esta frase. Según la revista Men’s Health, un estudio de la Universidad de Ghent, dedujo que “la actividad física intensa ayuda a vencer y prevenir la depresión”
  5. Recuerda que atraes lo que piensas: No es que pienses en un Ferrari, y caiga uno del cielo. Piensa en cosas que te gusten y agraden, olvida lo negativo lo que no quieras que te pase y alejarás ese circulo vicioso de tu vida.

 

Intenta rodearte de aquellas cosas que te gusten y agraden para olvidar lo que te desagrade.


Puede que encuentres muchos artículos sobre el optimismo en tu vida y como gestionarlo, y ya sabemos que cada maestrillo tiene su librillo. En La Guía del Regalo, aplicamos lo que te contamos cada día. Si no nos crees, llámanos y pregúntanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *