Recomendaciones para que tus estrategias de marketing relacional funcionen

3 recomendaciones para que tus estrategias de marketing relacional funcionen

Que en la actualidad haya tantas personas arriesgándose para emprender sus propios negocios tienen su pro y sus contras. Anteriormente, ser dueño de un negocio era algo reservado para personas con mucho dinero. Ahora basta con tener una buena idea y mucha voluntad para cristalizar tus proyectos. Entre las ventajas de esta era está la cantidad de información que yace al alcance de cualquier persona que se atreva a buscarla.

Ya no tienes que adquirir costosas enciclopedias de negocios como en otros tiempos. Ahora con una conexión a Internet puedes ser capaz de encontrar contenido de todo tipo y de calidad para educarte en cualquiera de los temas importantes para los negocios en distintos niveles. Tanto así que hasta puedes hacer negocios desde tu casa y obtener importantes ingresos sin tener que ir a la oficina, si tú también quieres hacer esto, aprende cómo generar dinero por Internet desde donde sea que te encuentres.

Por otro lado, si consideras que eso no es lo tuyo porque tienes un negocio al cual dedicarte, a continuación, tocaremos un tema que es muy importante para la buena salud de los pequeños y medianos negocios: el marketing relacional.

¿Qué es?

El Marketing relacional es el proceso de identificar, establecer, mantener y reforzar las relaciones principalmente con los clientes y todas las personas involucradas en el negocio (proveedores, distribuidores, empleados, representantes, allegados y más). La meta de este esfuerzo es simple: construir relaciones duraderas y a largo plazo que influyan en el éxito de la empresa.

El marketing relacional basa gran parte de su existencia en la fidelización a través de diferentes estrategias. Trata de que la experiencia del cliente no sea netamente comercial o de intercambio, sino que se pueda crear una relación bidireccional fortalecida.

Para que esto pueda darse, según el autor argentino y Lic. En Economía Roberto Dvoskin, es necesario prestar atención y poner en práctica los siguientes tres aspectos para poder obtener los resultados deseados desde el momento en que fijamos la vista en este método. Estos aspectos son:

1. Identificar al cliente

Para tener éxito en cualquier estrategia que se pretenda aplicar en el mercado, lo primero a lo que debemos enfocarnos es en identificar a las personas que serán nuestros clientes de la población en general.

La segmentación forma parte de este proceso y es algo que no deja de ser profundo. Se debe tomar en cuenta la ubicación geográfica de las personas, sus gustos, intereses, nivel de estudio, estilo de vida, cantidad de hijos, aficiones y más. Cada uno de estos aspectos irán moldeando lo que será tu cliente ideal y una de las columnas fundamentales de tu negocio.

Si tu cliente está bien identificado, estarás mucho más cerca de acertar con las estrategias que pongas en práctica para fidelizarlo. Esta situación la podemos resolver con un ejemplo cotidiano: es más fácil y tienes más probabilidades de éxito al comprar un regalo para una persona que conoces y aprecias, que hacerlo para ese compañero que apenas conoces y te tocó en un intercambio de regalos del que no te puedes zafar.

2. Diferencia al cliente

Después de conocer a tu cliente, es necesario diferenciarlo del resto. Esto es importante porque a pesar de que tu hayas identificado a tu cliente ideal al principio, este es un trabajo que no cesa, ya que también habrá muchas otras personas que usen tus productos/servicios así no sean los ideales.

Esto ocurre porque prácticamente nadie coloca en el acceso de su negocio un aviso diciendo que el lugar está reservado solo para clientes ideales. Claro que se puede hacer, pero de maneras mucho más sutiles. Existen diferentes acciones que puedes hacer para diferenciar al cliente y cada una de ellas requiere de una técnica bidireccional porque necesitarás usar la información que te den las personas con las que tengas relaciones comerciales.

Este punto puede confundirse un poco con la diferenciación que tú debes tener de la competencia para que las personas te elijan a ti, en este punto es distinto, tú eliges a los mejores clientes: esos que son más rentables, aquellos a los que puedes satisfacer su necesidad y quedan contentos con el producto/servicio, que no causan problemas, pero dan sus opiniones. A este tipo de personas es que debes apuntar en la diferenciación. Esto puede sonar demasiado ideal o exclusivo, pero es tu negocio y tienes derecho a elegir lo que mejor te funcione.

3. Interactúa con el cliente

Este aspecto puede significar un punto de inflexión.  La interacción con el cliente no puede ser simplificada a lo básico, sino servir para mejorar su experiencia en general gracias a los datos que podemos recopilar directamente.

Las encuestas y buzones de sugerencias son un paso, pero va mucho más allá. Es crear el ambiente donde los clientes se sientan en confianza para expresarse cómodamente y además recibir respuestas. Esto puede hacerse de forma digital, en persona a través de un servicio al cliente entrenado o una mezcla de ambas-

Cuando tomas en cuenta estos 3 aspectos primordiales, podrás desarrollar tu negocio bajo un ambiente de marketing relacional en el cual tengas buenos resultados. Si no tienes idea de cuáles pueden ser las estrategias que necesitas aplicar para fidelizar por medio del marketing relacional, mira este artículo de Gananci donde encontrarás 6 métodos distintos.